octubre 01, 2017

El Volk como concepto básico del Nacionalsocialismo

Notas sobre Estado y Sociedad / 7
El Fascismo / 4

Andrés Salvador, El Volk como concepto básico del Nacionalsocialismo, texto presentado el 29/09 en el Panel del Centro de Estudios sobre el Holocausto de la Asociación Argentina de Derecho Político / AADP en ocasión del XIV Congreso Nacional de Derecho Político, celebrado en Corrientes el 28 y 29 de septiembre de 2017. 

Ein Volk, ein Reich, ein Führer!
Dating: 1938/1939
Inventory: Plak 003 - Nationalsozialistische Herrschaft in Deutschland und Europa
Signature: Plak 003-002-040
http://www.bild.bundesarchiv.de/cross-search/search/_1310578991/
Ultima visita: 13/07/2011

Introducción. En estas notas examinamos el alcance que tiene el termino Volk para la inteligencia del campo social en la Teoría del Derecho y del Estado Nacionalsocialista.

La variedad de acepciones de la voz “pueblo” (Volk). Este termino con el que habitualmente se designa al elemento del Estado constituido por el grupo humano, es traducida al castellano unas veces por población y otras por pueblo [Justo Lopez, 1973: 92]. 

En punto al mismo, advierte Hermann Heller en su Teoría del Estado [1983][1] que: “La extraordinaria variedad de acepciones en que se usa la voz “pueblo” (Volk) da lugar a tantas y tan peligrosas confusiones y errores que se hace preciso, previamente, investigar los diversos sentidos en que tal palabra se emplea, separándolos nítidamente” [Heller, 1983: 164].

Es así que Heller distingue [distinción fundamental (Heller, 1983: 164)] entre el pueblo como:

1. Formación natural: En este caso se entiende por pueblo sólo lo que este tiene de natural en cuanto:

a) Población: “Cada pueblo tiene su propio cuerpo físico que se mantiene mediante la reproducción natural. El pueblo, en este su aspecto natural, es la población; como tal, puede ser captado por conceptos matemáticos y de las ciencias naturales, por ejemplo, por la Estadística y la Medicina, y constituye el objeto de la Política demográfica” [Heller, 1983: 175].

b) Raza: “Una corriente muy popular de la Antropología política pretende relativizar el Estado reduciéndolo a la raza y referir la conducta política a la herencia racial relativamente invariable, es decir, al modo de ser corporal heredado. El influjo que llego a alcanzar sobre la masa, en la posguerra anterior, la teoría política de la raza [...] se debe a la creencia de que la ciencia ha conseguido por fin descubrir el motor autónomo del acaecer político y, en general, cultural, determinándolo con la seguridad de una verdad de la ciencia de la naturaleza. Según tal creencia, supuesta una raza física constante, no solo se da en ella, a la vez, “en reciproca dependencia y correspondencia” [...], una raza anímico-espiritual igualmente constante, sino que además ello es cosa que se puede conocer por la razón, y por consiguiente es políticamente utilizable” [Heller, 1983: 164-165].

Al examinar la idea del pueblo como raza corresponde tener presente el contexto en que se articula esta interpretación y que presenta por lo menos dos notas:
- Prestigio de la Ciencias de la Naturaleza en el siglo XIX y aplicación de la categoría biológica de raza a otros campos: Esto como resultado de los desarrollos en los campos de la matemática [Babini, 1960: 146-149], física [Babini, 1960: 151-154], química [Babini, 1960: 155-157] y, de particular interes para nuestra materia, de la biología [Babini, 1960: 158-163], cuyo problema mas resonante será el de la llamada teoria de la evolución, en cuyo marco el aporte de Carlos Darwin tendrá “una enorme repercusión aun fuera del pensamiento biológico” [Babini, 1960: 159]. En efecto, la extensión de las ideas darwinianas a la especie humana, legitíma en este período, la aplicación de categorías propias de esta ciencia, como el concepto de raza, al campo de la historia, del pensamiento y de la política [Babini, 1960: 160; Alfieri, 1987: 48].
- Crítica al carácter abstracto del sujeto político en la teoría política liberal: En este sentido Heller observa que: “La significación naturalista que se da al concepto de pueblo corresponde a una actitud espiritual de nuestro tiempo que, por reacción contra el espiritualismo unilateral de la Ilustración, ha formulado el lema, sin duda mucho más unilateral, “Sangre contra espíritu”.” [Heller, 1983: 164].
Es que como explica Sponholz: “La interpretación liberal dejaba prevalecer sin restricciones al individuo aislado y negaba todo nexo con el pueblo, omitía la relación del concepto de “pueblo” con la raza” [Sponholz, 1976: 30].

En punto a esto, recordemos con Rubén Calderón Bouchet que: “la política igualitaria cree o finge creer en la igualdad de todos los hombres y considera que la integración de individuos de sensibilidad, tradiciones y costumbres diferentes es siempre beneficiosa” [Calderón Bouchet, 1989: 61], ahora bien: “previamente a esa integración se impone una política de masificación donde se borren todos los aspectos cualitativos de la especie humana en beneficio de un homogéneo espécimen que pueda servir a la industria y al comercio no importa en que latitud” [Calderón Bouchet, 1989: 61].

2. Formación cultural: Esta dado por el hecho de que el pueblo: “llega a formar [...] en el correr del tiempo, una conexión física de generaciones. Los hombres unidos por vínculos culturales de religión, de idioma, políticos o de otra índole, y no separados por la prohibición del connubium, llegarán a crear, por medio de matrimonios repetidos, un aspecto físico unitario, una comunidad de sangre que llamamos raza secundaria” [Heller, 1983: 175].

La variedad de acepciones de la voz “pueblo” (Volk) también provoca dificultades en la traducción del termino, así cuando George H. Sabine explica, para lo que cita un fragmento de Mein Kampf, que Hitler proclamó repetidamente que el nacionalsocialismo era la teoría del estado “racial”, la palabra que en español se traduce como racial [según advierte el traductor, Vicente Herrero, al pie de pagina] en el texto [ingles] original es folkish, ahora como nos advierte Sabine:  “El uso de la palabra inventada folkish en este fragmento se debe al reconocimiento, por parte de los traductores, de que no existe en ingles ninguna palabra con las connotaciones de la palabra alemana Volk y sus derivados, especialmente los que aprovechó la teoría nacional-socialista” [Sabine, 1982: 643].


 Reichsbauernführer [Richard Walther] Darré spricht

Am 13.12.1937 sprach R.W. Darré während einer Großkundgebung des faschistischen Reichsnährstandes in Goslar. Lt. Angaben des Scherl-Bilderdienstes soll sich Darré von "3000 Vertretern des Landvolkes aus Niedersachsen.... über die Erzeugungsschlacht des kommenden Jahres" ausgelassen haben. Dating: 13. Dezember 1937. Photographer: o.Ang.
Inventory: Bild 183 - Allgemeiner Deutscher Nachrichtendienst - Zentralbild
Signature: Bild 183-H1215-0503-009
http://www.bild.bundesarchiv.de/cross-search/search/_1311277352/?search[view]=detail&search[focus]=11 
Ultima visita: 21/07/2011


El Volk, Sangre y Suelo. Escribe Sabine: “la concepción mística del Volk [...] debía constituir el sostén biológico de las teorías nacionalsocialistas de la sangre y la tierra” [Sabine, 1982: 643]; en efecto, la idea del Volk, esta condicionada  [Xifra Heras, 1954: 146] por dos ideas teóricas [Sabine, 1982: 643]:
- La idea de la sangre [=teoría biológica de la raza (Sabine, 1982: 643)]: "El folk... considerado como una "raza"" [Sabine, 1982: 643].

- La idea la tierra [=suelo (Xifra Heras, 1954:145)]: "El folk... era identificado con la nación que, como unidad cultural, se define por caracteres aprendidos o adquiridos y no puede heredarse. Significaba un "pueblo" en el sentido colectivo" [Sabine, 1982: 643].
Téngase sin embargo presente que, como escribe Jorge Xifra Heras:
“El concepto básico sobre el que se asienta el nazismo no reside [...] ni en la raza, ni en el suelo, ni en la historia considerados separadamente, sino que se sintetiza en la palabra “Volk”, que expresa la idea primaria a la que debe subordinarse el mismo Estado y se refiere directamente al conjunto de elementos reales del pueblo” [Xifra Heras, 1954: 146] [=en oposición al carácter abstracto del sujeto político en la teoría política liberal].
Por ello explica Xifra Heras: "El programa Nacionalsocialista coloca en el lugar de la idea liberal del individuo [o d] el concepto marxista de la Humanidad, el "Volk" condicionado por la sangre y el suelo"  [Xifra Heras, 1954: 146] y: "de la cual una persona real es simplemente la portadora en un momento dado" [Sabine, 1982: 643]. Sobre estos puntos son insustituibles las obras de Alfred Rosenberg, El Mito del Siglo XX [1976] y de Walter Darré, La Raza - Nueva Nobleza de Sangre y Suelo [1994].


Erntefest
Ehre und Dank dem deutschen Bauern!

Dating: September 1936. Designer: Hoffmann, Georg. Publisher: NS.-Presse Württemberg, Stuttgart
Inventory: Plak 003 - Nationalsozialistische Herrschaft in Deutschland und Europa
Signature: Plak 003-023-019
http://www.bild.bundesarchiv.de/cross-search/search/_1311289306/?search[view]=detail&search[focus]=27
Ultima visita: 21/07/2011

Identificación del Pueblo con el Estado. Afirma Xifra Heras que: "El "Volk" es la comunidad ética y racial que engloba a todos los alemanes" [Xifra Heras, 1954: 146] y que: “El esfuerzo del nacionalsocialismo se dirige a lograr la identificación de la comunidad racial - única realidad orgánica - con la comunidad política y con su dirigente: “Ein Volk, ein Reich, ein Führer”” [Xifra Heras, 1954: 146].

Ahora si tenemos presente que, como explica Luis Legaz Lacambra, en el escenario político moderno se ha tendido a que: “entre el Estado y la nación exista aquella perfecta correlación que se conoce históricamente con el nombre de <<Estado nacional>> y que en los últimos actos constituía esa aspiración que era para los alemanes el <<Estado popular>> (Volksstaat)” [Legaz Lacambra, 1953: 642]. En efecto, en este: 
“el pueblo se funde con el Estado porque el Estado es el Estado de una comunidad nacional y lleva a sus ultimas consecuencias esta idea, merced al cual el Estado no es un aparato burocrático-coactivo y autoritario extrínseco y trascendente al pueblo, sino la misma forma de vida de un pueblo, es decir, de una nación que efectivamente se siente como una comunidad de vida de cuantos participan en ella y que al organizarse como Estado se siente y reconoce libre” [Legaz Lacambra, 1953: 642].
En este sentido escribe Hans Sponholz: “Un Estado siempre presupone un pueblo. El pueblo es el contenido, el Estado solamente el recipiente, la forma, que ha de servir al mejor desenvolvimiento posible de la vida y al bienestar del pueblo y que debe ser adecuado a su ser y a su carácter” [Sponholz, 1976: 29].


Bibliografía

Alfieri, Teresa   1987:
Una brecha en el umbral - Ciencia y literatura en Groussac y Ramos Mejía.
Buenos Aires, ed. Losada, 1987

Babini, José   1960:
Historia sucinta de la Ciencia.
Buenos Aires, ed. Espasa-Calpe Argentina, 1960.

Calderón Bouchet, Ruben   1989:   
Una Introducción al Mundo del Fascismo.
Buenos Aires, ed. Nuevo Orden, 1989.

Darré, Walter   1994: 
La Raza - Nueva Nobleza de Sangre y Suelo.
Barcelona, ed. Wotan, trad.cast.de Joaquín Bochaca, 1994. 

Heller, Hermann   1983:   
Teoría del Estado.
México, ed. Fondo de Cultura Económica, trad. cast. de Luis Tobio, 1983.

Justo López, Mario   1973:   
Manual de Derecho Político.
Buenos Aires, ed. Kapelusz, 1973.

Legaz Lacambra, Luis   1953:   
Filosofía del Derecho.
Barcelona, ed. Bosch, 1953.

Rosenberg, Alfred   1976: 
El Mito del Siglo XX.
Buenos Aires, ed. Odal, trad. cast. de Adalberto Encina y Walter del Prado,1976.

Sponholz, Hans   1976:    
Breviario Nacionalsocialista.
Biblioteca de Formación Doctrinaria - Cuaderno 15.
Segunda quincena de Mayo de 1976.
Buenos Aires, ed. Milicia, trad. cast. de Eva Pardo de la Cruz, 1976.

Xifra Heras, 1954:
Introducción al estudio de las modernas tendencias políticas.
Barcelona,ed. Bosch, 1954.


[1] El autor falleció en noviembre de 1933 sin poder terminar este texto cuya primera edición en alemán es de 1934 [Heller, 1983: 7 y 299].



No hay comentarios.: